Noticias

Guía sobre los templos del techno en el mundo

Guía sobre los templos del techno en el mundo

Irse de fiesta es comparable con alistarse para ir a un culto. Las dinámicas previas y posteriores cobran gran importancia en el marco de una buena noche, aunque muchos sabemos que la esencia de la fiesta o de la ceremonia si se le quiere llamar, es la música que escuchamos y bailamos. Y si esa música que estamos escuchando pertenece a nuestro género favorito, aún mejor.

Uno de los géneros que más produce culto y devoción a su alrededor es el techno. Casi todos hemos escuchado hablar del mítico club Berghain en Berlín, pero este no es el único sitio que le rinde fidelidad al género. Por esto quisimos hacer una guía definitiva de los sitios que le apostaron a construir escenas techneras sólidas en diferentes países del mundo.

Air, Japón

Foto vía.

Sin duda uno de los mejores clubs de Japón, que hace poco dejó de existir. Localizado entre las zonas de Shibuya y Daikanyama, Air abrió en 2001 con dos pisos y capacidad para 500 personas. Air era conocido por su line up, donde el serio techno japonés y lo mejor del techno mundial se reunían en el club para tocar cada fin de semana. Incluso tenía un sello para artistas que tenían una relación cercana con el lugar, como era el caso de Derrick May y Francois Kevorkian.

Cocoricò, Italia

Foto vía.

Fundado desde finales de los años ochenta, este club ha podido reinventarse en el tiempo. Si miramos hoy, el club puede definirse como una estructura gigantesca en forma de pirámide con paredes transparentes, que evocan la ascensión en medio de la fiesta y el mismo infinito. Localizado al nororiente italiando, el club es considerado el “Ibiza de Italia”, y ha contribuido a exponer en su sitio desde hace varios años a los mejores artistas del techno italiano, siendo también una ventana para DJs y productores internacionales.

Concrete, Francia

Foto vía.

Este club, que simula un barco parqueado a las orillas del Sena, promete una fiesta de todo el día y eso es lo que brinda: una farra de punta a punta del día sin parar. Con un sonido que revienta el lugar cada fin de semana, y una curaduría finísima que incluyen a artistas de espectros como Karenn o Cassy, Concrete se ha vuelto referente para las fiestas de este género dentro de la ciudad parisina.

Bélgica: Fuse

Foto vía.

“Paz, amor y techno”, es el lema de este club belga, que fue fundado en 1994 y se autodenomina el club premier del techno en su país. Y desde el inicio el lugar tenía ese objetivo, trayendo a los artistas más propositivos del momento como Jeff Mills, Kevin Saunderson, Derrick May, Laurent Garnier, Dave Clarke, Sven Väth, Steve Bug, Richie Hawtin y Ricardo Villalobo, que hoy por hoy siguen volviendo. El club desarrolla mercancía propia, y varios de los sets del fin de semana se pueden escuchar en su página a la semana siguiente, mientras el público le echa un vistazo a las fotos de la fiesta. Este tipo de servicios, aparte del excelente line up que siempre han tenido, ha convertido a Fuse en una institución a nivel nacional y continental.

Bassiani, Georgia

Foto vía.

A pesar de llevar apenas dos años, y de estar ubicado en un país donde uno se precipitaría a pensar que no existe una escena technera sólida, este sitio se ha convertido en uno de los bastiones del género a nivel mundial, recibiendo visitas mensuales de artistas como Kobosil, Efedmin, Joel Mull, Oscar Mulero, Blawan, y siendo el sitio de base de operaciones durante algunas noches de sellos como Ilian Tape, Token y Northern Electronics. Al parecer el sitio también empezó a incursionar hace poco como sello, teniendo dentro de sus redes a productores como Vril y Voiski.

D Edge, Brasil

Foto vía.

Con el tiempo D-edge se ha vuelto un punto de referencia para todo fiestero que aterriza en Sao Paulo. Fundado en el año 2000, este sitio se enfocó desde sus inicios en ofrecerle a su público un sonido ‘underground’, en un sitio pensado por el diseñador Multi Randolph que va mucho más allá en el tiempo que el resto de clubes convencionales. Aunque el lugar ofrece desde noches de rock and roll hasta funk y disco, es famoso por sus sábados de techno y sus remates de domingo, que empiezan a las cinco de la mañana y terminan al medio día con un desayuno fresco. En estos 16 años, el club fundó una academia para DJs y un sello propio, D-EDGE Records.

Tresor, Berlin

Foto vía.

Si Berghain es considerado el templo del techno en el mundo, Tresor bien puede ser la cripta. El sitio, fundado por Dimitri Hegemann después de cerrar otro club muy famoso de la época llamado UFO, cobró vida en 1991, cuando en plena reunificación alemana Hegemann encontró el sitio perfecto: las bóvedas debajo de un Wertheim, unos almacenes de cadena alemanes. El nombre literalmente traduce bóveda, y muchos lo prefieren antes que Berghain por la densidad del aire en su piso de abajo, o sencillamente porque pueden entrar más fácil.

The Bunker, New York


Foto
vía.

Antes de que The Bunker se volviera The Bunker en 2003, era The Polar Bear Club, un lugar que en tres años logró acoger a héroes locales y artistas de talla mundial. Posteriormente evolucionó a The Bunker, donde en el segundo piso se hacían toques de bandas emergentes, y abajo, en la zona más oscura y protegida, era la fiesta hasta tarde. Fue este espacio el que le dio el nombre al lugar. Ho en día, también funcionan como colectivo y sello, dándole espacio y crecimiento a artistas como Mike Servito o Gunnar Haslam.

Moog, Barcelona

Foto vía.

Uno de los espacios más desarrollados del under catalán fue nombrado cuando se inauguró, en 1996, en honor al estadounidense Robert Moog, uno de los primeros fabricantes de instrumentos electrónicos en el mundo, cuya innovación e inventiva dio a luz sintetizadores como el Minimoog o el Moog Modular System. Ahora el lugar cumple 20 años, es visitado por miles de personas alrededor del mundo de lunes a domingo y en su recorrido se ha posicionado como un must go clubber y technero en la ciudad de Barcelona, con una sala que combina este género con el electro, y otra sala donde ponen clásicos disco y pop de los años ochenta.

Berghain

Foto vía.

Considerado por muchos el templo definitivo de techno en el mundo, Berghain es un punto de peregrinación clubber obligado, a donde van a pagar penitencia miles de feligreses enfundados en negro de arriba a abajo, cruzando los dedos para lograr pasar el filtro del lugar, igual de legendario. La mayoría de personas que se la pasan hablando de este club no tienen idea de que es un reencauche que nació en 2004 de las cenizas de un club previo: Ostgut, el cual existió de 1999 a 2003 y también perteneció al sello del mismo nombre.

Ubicado en Berlín, entre los distritos de Kreuzberg (que antes pertenecía a Berlín Occidental), y Friedrichshain (que antes pertenecía a Berlín Oriental), Berghain ha rodeado su nombre en un halo de misterio, básicamente por su filtro, su estricto bouncer Sven, el hecho de que sea el sitio favorito para tocar de muchos DJs, la cultura de no tomar fotos o hacer grabaciones dentro del lugar, y todo lo que supuestamente pasa detrás de sus paredes.

Fuente: Thump

walton

March 29th, 2016

No comments

Comentarios